Tobias Mayer: el pragmático, el revolucionario, el soñador

Tobías MayerDesde los diecisiete firmantes del Manifiesto Ágil, quizás ningún pensador ha influido más sobre los practicantes ágiles y sobre todo el ecosistema ágil en la última década que Tobias Mayer. Si nos despojamos de todo prejuicio o de nociones preconcebidas, podemos llegar a decir que sus ideas han hecho blanco directo sobre las formas tradicionales de trabajar y sobre el modo de pensar de quienes hemos sido alcanzados por los modelos paradigmáticos que él promueve en sus ensayos y en sus conferencias.

En su perfil profesional de LinkedIn dice sobre él mismo que “inspira, guía y tienta a individuos y organizaciones hasta el límite de su zona de confort… y más allá.” Tobias Mayer tiene experiencia en desarrollo de software, publicación, artes escénicas y trabajo de servicio comunitario. Durante los últimos diez años ha trabajado como agente de cambio, educador y facilitador, proporcionando entrenamiento y servicios de consultoría para equipos y organizaciones que deseen hacer una transición hacia formas de trabajo más ágiles, confiables y centradas en los equipos.

Hace algunos años, aun a sabiendas de sus profundas diferencias con la junta directiva de la Scrum Alliance, la misma junta directiva lo llamó para que fuera Director Creativo de la Organización. Poco después no solo renunció a ese cargo sino a todas las certificaciones que había obtenido de ella misma. Su artículo “The Scrum Compliance” quedó fijado en la mente de todos sus seguidores y de los expertos a nivel mundial. Entre muchas otras cosas, atrajo la atención que se refiriera a la Scrum Alliance como “el epítome de la organización disfuncional que los practicantes de Scrum estamos comprometidos a transformar”.

Actualmente se desempeña como ‘Human Systems Coach’ de Yahoo!, donde trabaja en el grupo de Publicidad y Datos, apoyando y alentando a los gerentes y equipos hacia nuevas formas de pensar y de trabajar, para incrementar la participación y crear un propósito. Y entre ese trabajo, su atención a múltiples Conferencias y su faena como curador de AgileLib.Net, nos compartió sus miedos y sus pasiones y nos habló de amor, del futuro de la humanidad y de lo que podemos hacer una vez alcancemos la meta de “ser ágiles” y también de lo que espera al llegar a Medellín a #Agiles2014.


[Tobias, has estado trabajando como agente de cambio, entrenador y facilitador, entrenando equipos y organizaciones. Desde tu vasta experiencia, ¿cuáles han sido los impedimentos más grandes a la hora de hacer la transición a Ágil? ¿Estos impedimentos vienen de las personas o de las organizaciones?]

Tobias-Cita01

Las organizaciones están hechas de personas por lo que en última instancia la resistencia que enfrentamos es una resistencia de personas, ya sean del nivel ejecutivo o del nivel de base.Creo que es justo decir que la causa subyacente de la resistencia –en todos los casos– es el miedo. En esencia, hay dos estados emocionales que habitamos. El primero es el amor, el segundo es el miedo. Cuando vivimos en el amor, abrimos nuestros corazones y mentes a nuevas posibilidades, tratamos de entender, escuchamos, fomentamos la empatía, tomamos riesgos –vivimos al límite. Cuando vivimos en el miedo, nos dejamos absorber por todos los comportamientos contrarios a aquellos. Por supuesto, muy pocas personas están solo en alguno de estos espacios, oscilamos. Pero lo que me parece interesante es que hay muy poca (o ninguna) tierra en medio. Estamos en el amor o estamos en el miedo: no hay concesiones.

Así que la tarea del coach/facilitador es llevar a la gente hacia el amor. Lo que nos lleva a otro impedimento importante: el entrenador/facilitador mismo. No podemos persuadir, vender o, de otra manera, no podemos obligar a la gente a amar –he intentado eso y he fallado demasiadas veces. Es muy fácil caer en la trampa cuando creemos firmemente en algo. Ágil –como parte de un cambio de paradigma mayor– nos obliga muchas veces a pensar y a comportarnos de nuevas, y a menudo, extrañas maneras. Aquellos de nosotros que estamos un poco más adelante en esta expedición transformacional podemos impacientarnos con los rezagados y la impaciencia, por supuesto, se basa en el miedo.

Así que los mayores impedimentos en la transición a Ágil son las personas –incluyéndome, incluyéndote. No puedo cambiar el mundo (del trabajo) pero puedo cambiar yo mismo y hacer lo mejor que puedo hacer para no ser el impedimento que no quiero ver en el mundo.

[Tu libro, The People’s Scrum (Por un Scrum Popular, en español), es inspirador, revolucionario hasta cierto punto. ¿Cuál piensas o sientes que es la cosa más hermosa que te ha sucedido haciendo lo que haces con todo este asunto de Scrum y Ágil?]

Tobias-Cita02

Ayer (literalmente, mientras te respondo) realicé un ejercicio con un grupo de usuarios investigadores. El ejercicio, sincrónicamente, se llama El Hipnotista Colombiano. Es uno de esos ejercicios de calentamiento del Augusto Boal’s Theatre of the Oppressed. Es difícil de explicar en detalle en una respuesta corta, pero esencialmente el ejercicio está diseñado (entre otros objetivos) para que exploremos nuestros cuerpos y nuestros movimientos en formas que nos desafían tanto física como emocionalmente –y la meta es hacerlo en compañía de otra persona. Es un ejercicio curioso. Para algunas personas es profundamente incómodo y no logran encontrar su valor, mientras que a otros les resulta inspirador. La conexión que me llamó más la atención fue esta –y parafraseo:

“La tecnología informática está abarcando el cuerpo humano de una manera nunca antes experimentada. Atrás quedaron los días de sentarse en un escritorio, aislados del mundo. Los computadores de hoy abarcan y soportan cada uno de nuestros movimientos, cada uno de los momentos de nuestra existencia.”

Me llevó hasta un lugar completamente nuevo y maravilloso –me ha emocionado llevar este y otros ejercicios corporales a cada desarrollador y diseñador de software que pueda encontrar. Nuestro futuro no es tener los ojos frente a la pantalla, ni los computadores sirviendo a la humanidad, es más bien una danza colaborativa entre los humanos y las máquinas. Y no tenemos idea de a donde nos llevará esto.

Muchos otros momentos hermosos vienen a mi mente. He tenido la fortuna de conocer mucha gente maravillosa y participar con ellos de conversaciones fascinantes. Pero este incidente de ayer está en mi mente justo ahora –una joya entre joyas.

[Eres el fundador/curador de AgileLib.Net, una librería de recursos Ágiles y relacionados, construida por los practicantes ágiles para los practicantes ágiles. ¿Cómo puede la Comunidad Latinoamericana de Metodologías Ágiles ser parte de esta iniciativa y recibir los beneficios de este proyecto?]

Me gustaría ver más recursos en idioma español agregados a la librería. Esta es solo tan buena como la gente que la crea –esto no es algo que yo pueda, o quiera hacer solo. Espero motivar mucha más participación con una nueva característica que estoy construyendo, con la intención de comprometer a los asistentes a Conferencias en un esfuerzo colaborativo para construir un libro de registro, una bitácora, de sus eventos, para compartir entre ellos y con toda la Comunidad Ágil. Quizás podamos pilotear esta característica en #Agiles2014 :)

[Una vez que alcanzamos Ágil, una vez que podamos decir “Somos Ágiles”, ¿qué sigue? ¿De Ágil hacia dónde?]

Ágil es una pieza muy pequeña de un movimiento mundial hacia una nueva forma de ser e interactuar que abarca el caos, la autoorganización, la confianza, la colaboración –y el amor, y trabaja en pro de la reducción del poder posicional y en del fin de la coerción, de la amenaza, del premio y del castigo. Este movimiento está ocurriendo en la educación, en la ciencia, en la tecnología, en nuestra vida social y en nuestras familias. Hay abundancia de conocimiento disponible para explorar las pocas ideas que han encontrado su ruta hacia Ágil en muchas formas más amplias y más profundas –y para descubrir un mundo completamente nuevo de ideas inspiradoras. Hay un gran peligro en decir “Somos Ágiles”, como si eso fuera un destino. No lo es. Es solamente un viaje –y solo hemos dado el primer paso.

[Finalmente, ¿cuáles son tus expectativas al venir a Sur América a la Conferencia #Agiles2014?]

Me gustaría encontrarme con mis amigos y me gustaría hacer muchos más. He trabajado en Argentina, Perú, Chile y Brasil y en cada viaje me he encontrado con personas apasionadas con Scrum que también exploran nuevas formas de trabajo. Mi experiencia hasta aquí me dice que Sur América es un continente particularmente rico para esta nueva manera de pensar. Los suramericanos son bien conocidos por su pasión, sus emociones, su forma de contar historias y, por supuesto –para el resto de nosotros– ¡se dice que son los amantes más grandes del mundo! ¿Y qué mejor lugar para fomentar el amor que en #Agiles2014?

Mi esperanza para este viaje es que pueda tocar una vida o dos, abrir el corazón o la mente de alguien en una nueva manera. Y comer mucha de la buena comida local. Si estas dos cosas ocurren, consideraré este como un viaje muy bueno y exitoso. Muchas gracias por invitarme.


Su libro tiene el encanto de la polémica y, sin duda, nos atrevemos a decir que está causando una revolución, como en su momento lo hicieran obras tan divergentes como “El origen de las especies” de Darwin, “Los 120 días de Sodoma” del Marqués de Sade, “El Código Da Vinci” de Brown, “Lolita” de Nobokov, “Mil novecientos ochenta y cuatro” de Orwell, “Los versos satánicos” de Rushdie o “El Príncipe” de Maquiavelo.

The People’s Scrum, recuerda de cierta manera a la Poética de Aristóteles, en el sentido de que se trata de un compendio de definición y caracterización del trabajo con Scrum y porque está constituido una serie de ensayos, algunos de los cuales rayan en lo acromático o, como él mismo dice, con un mensaje idealista que nace del pensamiento puramente abstracto, que van desde el sueño de volver a sentirnos en el trabajo como en la época escolar, donde reinaba la innovación y las ideas capaces de producir cambios o rupturas repentinas; hasta aquel en el que él ha “decidido caminar el sendero de la agilidad genuina—elegante, curiosa y desenfadada.” Y donde remata diciendo: “Me cansé de las órdenes y los resultados definidos a priori. En su lugar prefiero gritar ‘No tengo idea, exploremos’. Me cansé de obedecer lo que dictaminen las jerarquías severas de rostro adusto, de venerar falsos ídolos. En su lugar quiero encarar mi trabajo con un corazón generoso, mentalidad de principiante y alma de anarquista”.

Es Tobias Mayer, muchos ya lo conocen, pero todos nos dejaremos tentar por su entusiasmo y la enajenación de sus ideas este jueves 23 de octubre, será el momento propicio para causar una transformación en nuestras vidas durante la apertura de las VII Jornadas Latinoamericanas de Metodologías Ágiles. ¿Ya te registraste en #Agiles2014?