Agustín Villena, sinónimo de ‘cooperación’, también estará en #Agiles2014

Agustin VillenaEn el ecosistema ágil todo es sobre colaboración, atrás quedó la carrera de relevos, ahora jugamos Rugby. Y si se trata de encontrar un icono, alguien que represente esos preceptos con absoluta convicción, no podemos sino hablar de Agustín Villena. Seguidor y promotor de todas las maneras de hacer que la gente comparta conocimientos, y de formas de creación y colaboración para el bienestar de la humanidad, su objetivo de la cabeza a los pies es ayudar a la industria chilena y sudamericana a lograr métodos de cooperación sobresalientes e innovadores y a que haya una mejora incesante con la que se pueda acelerar el desarrollo social de las personas.

Agustín es consultor e impulsor de proyectos multidisciplinarios de innovación, ocupando los más modernos modelos de gestión, en especial las metodologías ágiles de desarrollo de software como Extreme Programming (XP), Scrum, Lean Management, etc. Ha creado empresas de innovación y liderado áreas de I+D en diversas empresas chilenas. Su experiencia lo ha llevado a dirigir decenas de proyectos exitosos para empresas realizados por jóvenes ingenieros del curso CC61A “Proyecto de Software” de la Universidad de Chile. Además, ha creado la más importante comunidad de metodologías ágiles de Chile, www.chileagil.cl.

Ahora está orientado a trasmitir su conocimiento a organizaciones que requieran mejorar su gestión del valor, trabajo en equipo y calidad del software y generar soluciones tecnológicas innovadoras a través de su empresa LeanSight Consulting. Además impulsa la naciente solidaridad digital en Chile a través del acompañamiento de los proyectos y eventos de la Fundación Digitales por Chile, creadora de sitio de apoyo a las víctimas del terremoto de marzo de 2010, www.chileayuda.com, y el movimiento por la Mejor Industria TI, formado por una red de pequeñas empresas de alta tecnología que están orientadas a dar servicios de alto nivel y confianza a la industria local.

Sin importar sus múltiples ocupaciones, Agustín hará un alto en el camino, como cada uno de los años recientes, para asistir a #Agiles2014 como invitado especial, por lo cual nos sentimos privilegiados en la Comunidad de Ágiles Latinoamérica. Y antes de preparar maletas nos respondió algunas cuestiones sobre el enfoque Lean, la cultura Ágil y Matrix, los terremotos y tragedias que acosan su país y sobre lo que podremos ver de él en la Conferencia.


 

Agustín, sabemos que el enfoque Lean es de tus preferidos. Tu compañía, LeanSight, optimiza el flujo de trabajo de las empresas para conseguir un mejor clima laboral. ¿Cuál es el desperdicio que más te ha tocado tirar a la basura, el que encuentras con mayor frecuencia en tus frecuentes intervenciones ágiles?

“Lean Thinking” es el nombre occidental del japonés “Toyota way”, y en la traducción hubo una gran pérdida. La gente de Toyota lo llamaba “Respect for People thinking” y la versión occidental propulsada por las grandes consultoras, más utilitarista, pone el foco es sólo en la eficiencia (“Eliminate waste”), ignorando a las personas involucradas en el cambio.

Si consideramos la acepción original, “Lean” o “Agile” no puede ser impuesto a las personas, sino que es un toolkit para que las personas se empoderen y mejoren su espacio laboral.

He aquí el mayor desperdicio, no aprovechar el talento de la gente con la que trabajamos,

PeopleNotResources

¿Por qué crees que es tan difícil irradiar la cultura ágil? ¿Cuáles son los mayores impedimentos que has encontrado al intentar hacerlo?

Aquí voy a apelar a una película que todos conocen: Matrix. Y a la escena donde Morpheus le da a Neo dos pastillas a escoger.

Hemos vivido toda la vida inmersos en una gran fábrica fordiana – parafraseando a “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley-.

Nuestros colegios nos empaquetaron en lotes por edad. El profesor de matemáticas “pasaba la materia” para que luego tocase la campana y llegase, digamos, el profesor de Historia también a “pasar la materia” (totalmente desvinculada de lo anterior). He aquí dos ejemplos clásicos de producción en masa: procesar por lotes, hacer en vez de lograr (“pasar la materia” en vez de “construir aprendizajes”) y silos organizacionales.

Y he aquí la pastilla roja: este modelo NO sirve para el mundo actual. El procesamiento en grandes lotes solo estanca los flujos de valor e impide obtener feedback y aprender oportunamente sobre lo que hacemos. El estar “ocupados haciendo” es una pérdida de tiempo si no se enfoca en entregar valor. Y los silos organizacionales fueron diseñados por Frederic Taylor para que los obreros no entendiesen cómo funcionaba la fábrica de Ford y así no pudieran “coludirse”en contra de ella. De aquí la famosa frase de Ford: “Why is it every time I ask for a pair of hands, they come with a brain attached?”. Creo que todos podemos intuir lo que provoca en un profesional del conocimiento el no saber para qué está haciendo su labor…

Por ende, denunciar este paradigma y dejarlo expuesto es crucial para mejorar nuestras culturas de trabajo.  Y es este cambio de mentalidad/paradigma el escollo más complejo que debemos enfrentar al tratar de impulsar una cultura más ágil.

 

La Comunidad Ágil de Chile que lideras se caracteriza por ser bastante inflexible ante algunas cosas como las certificaciones en Scrum, adhiriéndose a lo que dice la Agile Alliance al respecto. Pero muchos otros sectores, incluyendo los de la demanda, es decir, los clientes, siguen promoviéndolas y hasta exigiéndolas. ¿Cómo convencer a esta fracción de la Comunidad y de los practicantes a que dejen de mirar en esa dirección y se concentren más en la experiencia y en la técnica?

Analicemos para qué sirven los certificados. En esta realidad fordiana, las áreas de RRHH de las grandes corporaciones no saben nada (vuelvo a insistir en el punto de la pregunta anterior, que esta ignorancia es por diseño) de la especialidad que están contratando, por lo que delegan en entes externos, como las Universidades, que acrediten mediante un documento que la persona está capacitada en tal o cual rol. Aquí existe un paradigma de que todos los profesionales son un commodity, y que los puedo comprar por el precio en la etiqueta, algo contra lo que W. E. Deming advirtió explícitamente en uno de los 14 principios del Conocimiento Profundo. En el mundo de las PYMES, o en de las startups esta realidad no es tal. La experiencia y el desarrollar redes de contacto, es muchísimo más relevante que un título profesional o un certificado. Y esta es una tendencia que va en aumento. Por ende este tema de los certificados es sólo un problema para poder ser contratado como commodity en grandes organizaciones u organizaciones públicas que persisten en el modelo fordiano.

Ahora, en lo específico de las certificaciones ágiles. Si miramos a la certificación más famosa del mundo ágil, la Certified Scrum Master, podemos encontrar un modelo bastante defectuoso. Las áreas de RRHH supondrán (siguiendo su paradigma tradicional de apoyarse en validaciones por terceros, y también en el nombre algo ostentoso de “maestro”) que el CSM habilita a quien lo posee a liderar equipos ágiles. Pero no saben que se obtiene sólo un taller de 16 horas (al que sólo recientemente se le agregó un test teórico). O sea, como decimos en Chile, se vende “gato por liebre”. Y además es una competencia desleal para un profesional que si posea la experiencia pero que no pagó por el curso.

En ChileÁgil creemos que la industria ya está en vías de superar estas malas prácticas y nuestro rol es ayudar a prosperar a las empresas que están con la nueva mentalidad y a difundir sus logros. Al alero de ChileÁgil creamos una comunidad de pequeñas empresas tecnológicas boutique (llamada “Mejor Industria TI”) que están buscando unir fuerzas para crear una marca que les permita demostrar lo buenas que son en relación a las grandes consultoras con las que las grandes corporaciones trabajan y sufren. Y estamos ganando algunas batallas.

Pero como todo esto es un proceso en curso, si un profesional necesita un certificado de agilidad para optar a un trabajo, que lo obtenga. Pero que no espere que nuestra comunidad lo avale sólo por tener ese documento.

 

Es inevitable no pensar en Chile sin pensar en las tragedias que han dejado los terremotos y en hechos como el de los 33 mineros. ¿Qué ha aprendido la Comunidad ágil chilena de todo eso que se pueda exportar al resto de Latinoamérica y el mundo?

Somos un país con características bien particulares. Miembro de la OCDE pero con una pésima distribución del ingreso. Una altísima tasa de desconfianza interna (90%) que explica un gran individualismo y lo difícil que es la formación de equipos multidisciplinarios. Sin embargo para las tragedias que nos afectan a cada rato demostramos ser capaces de alinearnos rápidamente en un objetivo común, tal como sucedió para el terremoto y el proyecto ágil www.chileayuda.com que presenté en Agiles2010 en Lima y en Agile2011 en USA. El desafío entonces es cómo lograr ese mismo alineamiento frente a situaciones más cotidianas. El alzamiento del movimiento estudiantil hace unos pocos años marcó un comienzo en esta dirección pero sin resultados claros hasta ahora.

Yendo al rescate de los 33 mineros, Mary Poppendieck en Agiles2013 lo destacó como un ejemplo de proyecto de innovación, tanto por apoyo organizacional, como por las técnicas de exploración usadas (como las decisiones basadas en conjuntos). Sin embargo tenemos casos en Chile de grandes fracasos de innovación como el sistema de transporte de Santiago, el censo fallido realizado el 2012 y el cambio del sistema informático del Registro Civil que provocó meses de colapso.

¿Qué aprendimos de todo esto? Que la capacidad de lograr alta innovación existe, pero que los tomadores de decisión locales siguen enfrentando estos problemas con el prisma equivocado. Por esto me me dedicado a formular una mirada de la Agilidad que esté en un lenguaje más amplio que el desarrollo de software y que sirva para comunicar a estos líderes los desafíos que plantea el mundo del trabajo del siglo 21, que está documentado en este video  Desde el Paradigma Tradicional (Algorimico) al Agil (Heuristico): Cambiando la Mentalidad. Ojalá sirva para el resto de la comunidad latinoamericana. Al menos a nivel local ha servido para abrir algunas mentes.

 

Y para terminar: ¿qué veremos de Agustín Villena en este #Agiles2014? ¿Cuáles son tus expectativas e intereses luego de aterrizar en Medellín este octubre?

Esta es la primera vez que voy como invitado, por lo que agradezco un montón la gentileza de los hermanos colombianos en haber pensado en mí como alguien que aporte a su primera conferencia Ágiles allá.

Mi ánimo es el mismo de siempre, ir para aprender más del estado del arte del mundo ágil, compartir con los viejos amigos y forjar algunas nuevas amistades, y ojalá tener la oportunidad de co-crear soluciones a los problemas que poseemos en Latinoamérica desde nuestra disciplina ágil.

Tenía dos temas en carpeta para mi charla principal:

  1. “We are uncovering better ways…” es una mirada al estado de la Agilidad en la actualidad y los riesgos que plantean algunas fuerzas instaladas al interior de ella que amenazan estancar al movimiento ágil en soluciones bien-conocidas más que en arriesgarse a innovar.
  2. Agile Complex Problem Solving with “Design as Knowledge Acquisition” Mi línea favorita de Scrum está derivada del trabajo de @tobiasmayer, pero incluso su visión se queda algo corta, dado que es necesario algunos principios y herramientas adicionales para auto-organizar la resolución de problemas complejos mediante el detectar y enfrentar variables críticas lo antes posible, algo que Alistair Cockburn llamó “D.A.K.A” y que es un elemento que encontramos en varios autores, por ejemplo en el Customer Development de Steve G. Blank, base de Lean Startup.

Siguiendo lo que enseña Customer Development/Lean Startup, consulte con mis redes y ganó el primer tema por estrecho margen, así que ese será el tema principal. Como el segundo estuvo muy cerca integraré algunos elementos de aquel en el primero.

Además espero dar una charla introductoria a Lean Thinking y Kanban, como un servicio adicional para los novicios que asistan a la conferencia.

Y por último me voy por tooooda la semana con mi mujer, así que espero conocer las bellezas de Medellín y sus alrededores y conocer a la comunidad local.


 

Claro que sí, Agustín, acá te esperamos solícitos, haremos lo que esté a nuestro alcance para que tu estadía y la de tu esposa sea lo mejor. Pero recuerda, ¡el impedimento es que se quieran quedar!

 

Últimas Noticias: mientras reviso este artículo para su publicación, me confirman de Logística que apenas quedan los últimos cupos disponibles para #Agiles2014. Me dicen que ya casi se cuentan con los dedos de las manos. Así que apresúrate, no te quedes sin participar de la Conferencia más grande sobre Ágil en la región.